lunes, 12 de julio de 2010

Iniesta y el hombre casi perfecto


El Mundial de Fútbol culminó ayer y nos ha dejado momentos para el recuerdo, reflexiones y acontecimientos que van más allá del deporte más bonito del mundo. Sucedieron cosas disparatadas como el salto a la fama de un pulpo con aparentes poderes extrasensoriales, una pancarta gigante donde le sacaban tarjeta roja a Chávez (presidente de Venezuela) y por supuesto el momento más romántico de la Copa del Mundo, Casillas besando a su novia reportera ante el planeta entero.

Todas las mujeres que pudieron ver en vivo la escena y las que lo vieron luego en videos por youtube, suspiraron ante lo que se convirtió en el sueño de muchas. Sin duda, emocionó verlo, sobre todo por lo que enmarcaba la escena: España por primera vez se titulaba campeón del mundo y tras todos los años de espera estampaba su primera estrella sobre el escudo de su selección.



Todo este furor me hizo recordar un tema que tenía varios días dando vueltas en mi cabeza y del que quería escribir, sobre todo para dedicárselo a una amiga que en varias oportunidades se ha quejado de mis gustos en lo que a materia masculina se refiere. Resulta que al parecer lo que para mí es sexy, atractivo y admirable en un hombre, no lo es para algunas (entre ellas Daniela) que me miran con cara de confusión cuando digo "qué bello es ese ser".

Se preguntarán "Ajá, y eso qué tiene que ver con el Mundial?". Bueno es que justamente el héroe de los españoles en este momento, el autor del gol que llevó a la gloria a su selección y a todo un país es un ejemplo casi perfecto del tipo de hombre que me gusta. Andrés Iniesta es un futbolista español de 26 años de edad, juega en la primera división de su país con el popular equipo Barcelona F.C y debutó con la selección ibérica en 2006 durante el Mundial de Alemania. Me gustaría acotar que a pesar de todo lo antes mencionado Iniesta no tiene una novia súpermodelo (es la misma desde hace años), no ostenta autos lujosos y costosísimos, ni es figura mediática a pesar de su fama (estas dos últimas cosas comunes entre los futbolistas "de élite"). Ya va, esto no es de lo que hablo, lean a continuación.


Las tres fundamentales
1. Talento. El amigo tiene contrato con el Barca hasta el 2015, es considerado como uno de los mejores del mundo y el histórico gol ante Holanda en la final de Suráfrica 2010 lo certifica. Esto es lo más sexy que puede haber en un hombre, que sea bueno en lo que hace, que se comprometa con su oficio, esa responsabilidad y entrega es tan admirable como irresistible.

2. Humildad. El personaje en cuestión tuvo que dar declaraciones como es de esperarse ante tal hazaña realizada, y en ellas no hizo alarde de su invaluable aporte al equipo, sino más bien resaltó el trabajo colectivo de sus compañeros y el esfuerzo de todos detrás en la selección. Ustedes dirán "bueno, eso lo hacen todos los atletas que practican deportes de conjunto", pero hay algo más, es una cuestión de actitud, de nobleza. Una persona que haga las cosas bien, lo sepa y no necesite gritarlo a los cuatro vientos está sin duda en el camino correcto y es gusto estar cerca de ella.

3. Saber disfrutar. La cara del español como un niño con juguete nuevo luego del triunfo, no tiene precio. Pude ver un video de cuando tenía apenas 14 años y ya tenía tan claro lo que quería ser y hacer, pensar en todo lo que ha pasado desde entonces y lo que ha logrado te acerca más a esa sensación. No se trataba de las miles de personas gritando, los fuegos artificiales, la música y todo el espectáculo alrededor, sino de la mirada -por momentos perdida- como sin poder creer del todo lo que pasaba. De esto se trata: ser talentoso, ser humilde, pero sobre todo disfrutarlo. Ahí estás en la cúspide.

¡Helo ahí! No es cuestión de genética, no necesitan nacer con ojos azules, rasgos de Dios griego o sonrisa perfecta, ni matarse en un gimnasio para lograr el cuerpo perfecto. Apreciamos lo que es bello a los ojos, sí. Pero si me preguntan a mí, lo verdaderamente sexy, lo que me atrapa y me cautiva, lo que me provoca mil y un fantasías no es que seas Brad Pitt, es que sepas quién eres y no te de miedo mostrarlo, lo demás es un puro adorno. ¡Ojo! No eres perfecto, pero ahí vas.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Admito que cuando lo escuche hablar quise tener un novio como el!

    ResponderEliminar